Los lugares de la memoria

Por Catalina Ballesteros

Hace un año murió mi abuela. Alquilaron su casa. Cuando me enteré comencé a revisar los álbumes de fotos y observé todos los objetos que había en ellas.

Todos los objetos de todos los lugares donde parece que ha transcurrido mi vida. No soy muy consiente de cómo todas estas cosas me han construido, pero sé que hacen parte de mi identidad.

Estas cosas, no son sólo lo que explícitamente representan, también son mi infancia. (imágenes de cosas)

Hace parte del ser humano existir en las cosas, funcionan como extensiones de nosotros mismos que con el tiempo se van modificando. Dado que no tenemos el control sobre ellas sólo nos queda el anhelo de su conservación.

Es normal, entonces, sentir dolor cuando algunos objetos son destruidos o cambiados, como si se fueran a perder en el tiempo. Sentir miedo a olvidarse a sí mismo y a las emociones vividas.

Viene la angustia y la extraña sensación de la pérdida del pasado. Temo al poder del olvido, temo que al desaparecer esa casa, desaparezca en el tiempo el recuerdo de mi niñez y empiece a perder el rastro de mis propios pasos.

1 0 1793 26 enero, 2012 En Portada, Minutos, Video enero 26, 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *